Cinismos. Retrato de los filósofos llamados perros de Michel Onfray

Regresar a autores

​La ética es entonces un juego: además de ser un arte, apela a esa parte de nosotros que corresponde al gusto por lo agónico, el vértigo y el mimetismo. A ratos artista, a ratos médico, atleta o bailarín, el filósofo mantiene más relaciones con la estética que con la ciencia, más ralción con lo bello que con lo verdadero. Diógenes es lo contrario de un positivista: Kierkegaard diría que era un filósofo ético, Nietzsche lo llamaría un filósofo-artista.

Paidós , Buenos Aires , Analoga, Texto Contemporaneo, 2009, Página p. 88.