Cinismos. Retrato de los filósofos llamados perros de Michel Onfray

Regresar a autores

​Al mismo tiempo que en mi imaginación caminaba junto Aristipo y Diógenes, descubría el vacío y el silencio bibliográfico sobre estas cuestiones: en las fichas y los anaqueles encontraba nada o muy poco sobre el tema. Los cirenaicos y su placer erigido en regla, y los cínicos y su práctica metodológica de la subversión no parecían ser merecedores del interés universitario.

Paidós , Buenos Aires , Analoga, Texto Contemporaneo, 2009, Página pp. 24 y 25.