Cinismos. Retrato de los filósofos llamados perros de Michel Onfray

Regresar a autores

​En la universidad, en cambio, ningún profesor tenía esa preocupación pagana por la construcción de uno mismo: se trataba de analizar la  evolución de una noción entre dos fechas, de hacer trabajar la memoria, pero sobre todo de no apelar a la inteligencia. A veces eran ejercicios de iniciación: había que relacionar una idea con el pasado para determinar fuentes y encontrar raíces, o con el futuro, para extrapolar influencias o hacer pronósticos.

Paidós , Buenos Aires , Analoga, Texto Contemporaneo, 2009, Página p. 14.