La fuerza de existir. Manifiesto hedonista de Michel Onfray

Regresar a autores

La tradición idealista en filosofía se manifiesta en los lugares ad hoc. Platón practicaba una esquizofrenia pedagógica con un discurso oral esotérico destinado a la casta de los elegidos, y otro, exotérico, para las mayorías. Práctica aristocrática de la filosofía. Así pues, la Academia ejercía una enseñanza aparentemente destinada a todo el mundo: nada indicaba la existencia de prohibiciones para acceder al curso de Platón. Su obra completa escrita, y a la que lo reducimos, proviene de esta única transmisión visible, exterior.
Ahora bien, había a la vez un curso secreto para los alumnos especiales, elegidos entre los mejores del grupo exotérico. Probablemente allí enseñaban, después de años de ejercicios matemáticos muy complicados, los primeros principios, las causas últimas y los elementos genealógicos. Por lo tanto, la fractura entre la filosofía para la mayoría, de menor calidad, y la filosofía para la élite aparece con claridad en la historia de las ideas.

Anagrama , Barcelona , Analoga, Texto Contemporaneo, 2008, Página p. 73